La tormenta genética de Santa Rosa dejó su marca en Tres Arroyos

0
Compartir:

La cabaña de Indio Rico tuvo un gran remate en la tarde de ayer vendiendo en forma ágil y con muy buenas precios sus machos y hembras. Los 3.750.000 pesos pagados por un toro colorado fue el precio máximo de la subasta, que se llevó a cabo en el marco de la primera jornada de 165ª Exposición Rural

La gran expectativa que se había generado por tanto cubre lomo ganado por Mateo (Gran Campeón de la Expo Centenario y de Palermo), cabaña Santa Rosa debía revalidarla en la pista. Y vaya si lo hizo. Como una verdadera tormenta genética, la torada y los vientres del establecimiento de la familia Bellocq, dejaron su huella en Tres Arroyos redondeando un muy buen remate en la fría tarde de viernes.

La 5ª venta anual de la cabaña de Indio Rico, con la trabajosa organización de Agropecuaria Cepeda y el martillo de Manuel Lanusse, fue el plato principal de la jornada inaugural de la 165ª Exposición Rural de Tres Arroyos. Y el resultado no podría haber sido mejor. Por la gran convocatoria, por la calidad de la hacienda presentada -porque los criadores y cabañeros invitados estuvieron a la altura del evento-, y porque la venta fue ágil, con manos, con varias ofertas en cada lotes, y porque quedó la sensación de que todos se fueron contentos. Los vendedores porque vendieron todo, y bien; los compradores, porque se llevaron lo que vinieron a buscar.

Con el 92% de los lotes preofertados, se preveía que se venía un remate con valores interesantes. El arranque fue con los embriones: dos paquetes de cinco de la mismísima madre del multipremiado Mateo y a la carta que se fueron en 700 mil pesos cada uno. Luego fue el turno de los toros PP, y la venta fue vertiginosa. Los dos primeros, colorados ellos, se fueron en 3.750.000 y 3.300.000 pesos, marcando el techo de los precios de la tarde. El marcado interés por los machos continuó en el resto de los lotes y varios cabañeros y criadores de punta se quisieron llevar su elección.
Un escenario similar se dio con la torada PC: cada uno fue encontrando su oferta y así alcanzaron un más que aceptable promedio. Entonces llegó el momento de las vaquillonas y vacas de pedigree de la cabaña, que lograron valores destacados. Más tarde aparecieron en pista los vientres MAS paridos de Don José de Mammoliti, cabaña que se quedó con el Gran Campeón Hembra en Palermo: tuvieron varias manos y se pagaron muy bien.

Las vaquillonas paridas de Van Strien, las MAS de Agrofib, las preñadas de El Diez, las vacas nuevas de La Cascada y las PC de Don Nazareno fueron pasando por la pista y rápidamente se colocaron. Para destacar, las Limangus de La Querencia y las vacas de Genética Black Label, que tuvieron su mercado.

Misión cumplida

“Salió un remate muy lindo, muchas manos, mucha gente, las tribunas colmadas… Así que estamos muy satisfechos, esto superó nuestras expectativas”, reconoció con su sencillez habitual Alfredo Bellocq mientras despedía a clientes y amigos.

“Se dio un rematazo, hubo mucha puja en todos los lotes, y eso es muy bueno. Los toros se vendieron muy bien, las vacas también, y ahora lo más importante es que a la gente le sirva el producto que se llevó. Porque eso es lo que le da continuidad al negocio”, agregó.

En su balance, Alfredo le dio un peso determinante al trabajo realizado por la familia Cepeda en la organización de la venta. “Ayudó muchísimo a que esto saliera así como trabajaron Juan, Juancito y Julián. Nos compraron clientes que ellos tienen de toda la vida, y también otros que se sumaron ahora. También vino mucha gente que nos compra desde hace varios años. Y además, hubo clientes nuevos, que se mostraron interesados a partir de los logros que hemos tenido con Mateo”, dijo el cabañero.

Un camino similar recorrió para analizar el resultado del remate Manolo Lanusse: “El trabajo que está haciendo Santa Rosa atrajo mucha gente, muchos nuevos, y muchos que vienen de antes. Porque ya son unos cuantos años que vemos que son varios los cabañeros que pujan por los toros de pedigree”.

Para el martillero, la exitosa tarde se apoyó en tres patas: “La calidad de la hacienda presentada por Santa Rosa y las cabañas y criadores invitados; el trabajo hecho por los Cepeda y lo bien que funcionaron las preofertas”.

Pasó el 5º remate de Santa Rosa en la pista de Tres Arroyos. Y no estuvo a la altura de las expectativas, las superó.
FUENTE DIARIO LA VOZ DEL PUEBLO

 

Impactos: 1


Compartir:

Más de tu interés Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

CLOSE
CLOSE