Discurso de Eugenio Simontti

Compartir:

Señoras, Señores, Amigos todos

Alguien dijo que si el campo crece, crece el país. Y nosotros absolutamente convencidos de que esto es así, nos permitimos agregar que si el país crece, de alguna manera crecemos todos, aunque… para no entrar en eternas y vanas discusiones, mejor diría que el crecimiento del campo alcanza directa o indirectamente a la gran mayoría de los habitantes del país, lo cual no es poca cosa, Y si hubiera necesidad de aportar razones, bastaría ya que sesenta o setenta años atrás, era común la afirmación de que un par de buenas cosechas seguidas, bastaba para solucionar cualquier tipo de crisis económica-financiera. Y más acá en el tiempo, no puede negarse cuan decisiva fue la participación del campo en la solución de la gravísima crisis que sufrimos a comienzos del siglo que corre.

No debe extrañar nuestro sector, siga siendo, una vez más, participe importantísimo en la recuperación de la actividad económica que felizmente, ya despunta.

Es que luego de las medidas adoptadas por el gobierno en materia impositiva, llámese unificación cambiaria, sumando el quite de las retenciones a los cereales, el campo respondió incrementando la superficie cultivada, invirtiendo más tecnología y fertilizante, llegando así a un volumen de más de 140 millones de toneladas de producción. Cifra que parecía hasta ser hace 2 años una meta imposible.

Es por eso que si no fuera por las inundaciones que está soportando este año el país, las 140 millones de toneladas se hubieran superado.

Inundaciones que postergan un nuevo record y que provocan en miles de productores y sus familias no solo cuantiosas pérdidas de todo tipo sino también las angustias de un futuro incierto, por lo menos en lo inmediato. A todos ellos les hacemos llegar nuestras expresiones de sincera solidaridad y fuerte deseo que las condiciones ambientales y los debidos apoyos de los gobiernos provinciales y nacionales les faciliten una pronta recuperación.

Inundaciones que demuestran lo poco que se ha trabajado en los ordenamientos hídricos, por ejemplo en las canalizaciones del Rio Salado no dando así salida  a las  aguas que vierten de las provincia de Córdoba, Santa Fe y que afectan la zona más fértil de la pampa húmeda y que han causado daño por más de 1500 millones de dólares.

Sabemos que lo nuestro es la industria a cielo abierto pero en todos los países del mundo a un sector como el nuestro que da alimentos a millones de personas se lo cuida más.

Ya despunta la actividad económica decíamos, y entonces advertimos que como hombres y mujeres del campo, estamos en la hora de estar pensando en nuevos records de producción agrícola, ganadera y lechera, para un país que lo queremos ver en pleno crecimiento y desarrollo concurriendo nosotros a la alimentación de nuestros principales clientes, a que no son sino los habitantes de este querido suelo patrio, y al propio tiempo satisfacer en cantidad y calidad a las demandas externas, incluso las increíbles perdidas que con el necesario apoyo del Gobierno de la nación, habremos de recuperar sin perjuicios de alcanzar nuevos mercados.

Pero estos anhelos serán muy difíciles de alcanzar si las esperadas iniciativas ya expresadas por el ejecutivo nacional re remitir al parlamento reformas en la legislación laboral e impositiva no se llevan a cabo.

Somos uno de los países con mayor presión fiscal y costo laboral del mundo y en tal sentido, es imperioso y estrictamente necesario, una revisión profunda y  estructural del sistema impositivo que oxigene la estructura de costos del productor hoy con márgenes muy muy finos y con una inflación que le sigue ganando al dólar.

Requerimos en todos los órdenes un estado eficiente, productivo y austero; que articule eficientemente la distancia entre el productor y la góndola del supermercado y que contribuya a eliminar la industria del juicio, aprovechada por los estudios jurídicos de turno, para caer sobre las empresas, obstaculizar la generación de empleo o llevarlas al borde de su fina.

Como dice el dicho popular, la caridad bien entendida debe empezar por casa, y en este sentido comenzaremos nosotros por referirnos a cuestiones que competen a la autoridad ejecutiva local. Pero contrariamente a lo común, no será para repartir  “palos” si no, antes bien para agradecer su indeclinable  apoyo a la realización de esta Muestra y expresarle la complacencia que experimentamos l advertir coincidencias cuando tratamos cuestiones que se refieren al manejo de la cosa pública en vinculación con los fines y alcances de nuestra Sociedad. Un claro ejemplo es que se ha logrado sostener a lo largo de los últimos años una red caminera que se encuentra en muy buenas condiciones y permite a la gente de campo llevar diariamente a sus hijos a los colegios sin ningún problema.

También agradecemos y felicitamos vivamente a la Comisión Vial actuante en nuestro Partido por su permanente disposición, a pesar de los rigores climáticos, para encontrar soluciones a los variados problemas que, en cuanto a transitabilidad presentan nuestros caminos rurales. Y encontramos aquí una oportunidad para resaltar que la organización de la Comisión Rural de Tres Arroyos está siendo imitada por varios partidos de la provincia de Buenos Aires y La Pampa.

La seguridad en la zona rural también es motivo de preocupación. Si bien observamos que ha sido aceptablemente cubierta por el CPR local, por cuanto siempre se hizo ecos de nuestros reclamos basados en problemas o episodios padecidos por nuestros asociados o productores en general, insistimos en la creación de una fiscalía especial para que más interesados en el tema se dediquen a la problemática del delito rural.

No podemos dejar de señalar nuestra preocupación por la salida portuaria de Quesquén para nuestros excedentes exportables, a la que ansiamos  ver modernizada y en condiciones de brindar comodidades y seguridad a sus usuarios, particularmente los camioneros, cuyas prolongadas esperas para la descarga son pagadas en definitiva por los productores y redundan por lo tanto en el costo de sus productos.

Señoras, señores: con la esperanza de que nuestras inquietudes sean bien recibidas y resueltas por las autoridades correspondientes, formulando votos para que el éxito acompañe a todos en la campaña agrícola que ya se inicia.

Los directores de la Sociedad Rural de Tres Arroyos agradecemos a las autoridades, expositores, colaboradores y al público en general porque entre todos esta 162 exposición es un éxito.

Muchas Gracias

 

Impactos: 21


Compartir:

Más de tu interés

CLOSE
CLOSE