Producen carne, invierten en genética y crecen en el negocio

0
Compartir:

Un ganadero de consumo compró el 50% de una vaquillona Brangus, logró la Gran Campeón en Palermo y va por más. Otro, que exporta cortes con marca, optó por una ternera Braford, que también tuvo una excelente performance y por embriones destacados para mejorar su rodeo y mostrar la genética al consumidor. Porqué eligieron Esencial y cómo será el remate 2022. El anticipo de Diego Grané.

Esencial es una iniciativa del MV Diego Grané quien dirige programas genéticos para ambientes desafiantes del norte de la Argentina, sur de Brasil y norte de Uruguay. Bajo su asesoramiento técnico, ocho cabañas prestigiosas -Ganagrin, Los Guasunchos, El Impenetrable, Cabaña Pilagá, San Vicente, La Victoria, Carcávio y Tres Cerros- comparten un biotipo animal, una forma de crianza y una visión del negocio, con el objetivo de brindar a la ganadería regional el “corazón” de su genética Braford y Brangus. De cara a la segunda edición del remate, el próximo 7 de diciembre, Valor Carne dialogó con el líder de la iniciativa y con productores que compraron el año pasado para conocer sus experiencias y facilitar la toma de decisiones.

“Un diferencial de Esencial es la regionalización del biotipo, que fue desarrollado para producir en ambientes naturales y sistemas pastoriles extensivos. Las cabañas mantienen sus particularidades, su identidad, que le suman atractivo al remate, pero dentro de un programa en común”, afirmó el especialista, aclarando que, si bien hay diferencias entre el NOA y el NEA, en todas las zonas hay climas extremos, aguas duras, garrapatas y pastizales con limitantes nutricionales. “Seleccionamos durante años para producir eficientemente, a pesar de estas dificultades, según criterios como fertilidad, funcionalidad, conformación carnicera y facilidad de engrasamiento, priorizando la información plasmada en sus DEPs y pedigree”, apuntó.

En ese sentido, cuando se selecciona a favor de un biotipo meta, generación tras generación, los reproductores van ganando consistencia y eso es muy importante en una raza sintética. “Entonces, la inversión en vacas superiores, que provienen de familias muy sólidas, con muy buenos números, se torna segura y da resultados contundentes”, puntualizó.

Esto se vio con creces tras la primera edición del remate, que tuvo éxitos sin precedentes, ya que los ejemplares subastados lograron 23 campeones en el circuito 2022 de exposiciones de los tres países. “La gran campeona de Palermo se vendió en Esencial y la reservada gran campeona también salió de nuestro remate. A su vez, los que optaron por la elección de un ternero/a de toda la generación nacida en 2021 sacaron la gran campeona del Prado y la tercer mejor hembra de Expointer, la principal pista de Brasil”, detalló.

Otro hecho saliente es que, entre los compradores, más allá de las cabañas históricas, hubo muchos productores interesados en mejorar sus rodeos comerciales, hacer sus propios reproductores e ingresar junto a Esencial a las pistas de competencia. Una muestra de la creciente valorización de la genética como herramienta de negocio, de la mano de un modelo comercial que minimiza riesgos.

“Es la primera vez que veo tantos productores en un evento de estas características. Buscaban avanzar en sus planteles, pero no complejizarse con el manejo de una vaca tan importante. Por eso, ninguno tomó la opción de comprar el 100% del ejemplar, se quedaron con el 50%, y prefirieron seguir junto a nosotros para el desarrollo de esa genética”, argumentó Grané. De hecho, prosiguió, “con esta modalidad, acceden al know-how de Esencial que les permite contar con embriones destacados a futuro para transferir a sus vientres. Es un respaldo”.

Por otra parte, vender el 50% de ejemplares que son el núcleo de cabañas prestigiosas, es estratégico para las mismas. “Son vacas fundamentales para su programa genético, las necesitan independientemente de lo que les quieran pagar”, explicó, adelantando que esta modalidad se repetirá en la nueva edición.

¿Qué plus tendrá el nuevo remate? “Esencial es un proyecto de largo plazo, por lo tanto, volveremos a brindar la esencia de las cabañas”, respondió. En ese marco, saldrán a la venta 14 hembras en pie y seis elecciones de un ternero/a de toda la generación nacida este año, que se concretará en marzo próximo. “Lo saliente de esta segunda edición son los embriones. Se ofrecerán 21 paquetes, incluyendo hermanos de los Grandes Campeones 2022 de los tres países, o sea, provenientes de la misma madre y el mismo toro. Quien los compre, estará accediendo a la genética que saldrá a la venta en los próximos años, serán padres de reproductores para las pistas y rodeos comerciales. Por eso el concepto de esencial”, concluyó.

En primera persona

Ezequiel Colombres Garmendia es un productor tucumano, cuarta generación de la firma Sanda SA, con campos en esa provincia, Santiago del Estero y Corrientes. Hacen ciclo completo para consumo y terminan 12.500 novillos por año entre Brangus, Braford, Santa Gertrudis y cruzas con Limangus.

“Mi padre trajo las primeras vacas Santa Gertrudis al país y hace 12 años que tenemos una cabaña de esa raza. Siempre me tiró iniciar una de Brangus y de Braford poniendo el ojo en la calidad. Por eso, me acerqué a Esencial”, contó. Y agregó: “Nos enteramos por medio de Juan Carbajal de la cabaña San Vicente, somos clientes. Y cuando salió este proyecto de Diego (Grané) vimos la oportunidad. Nos mostró el catálogo y le dije: “estamos interesados en empezar una nueva cabaña, pero con tu asesoramiento”. La respuesta fue clave: “Mirá, todo es muy bueno, pero estos dos ejemplares son excepcionales”, recordó. Dicho y hecho, uno era la vaquillona Brangus, que salió Gran Campeón en Palermo, y el otro, la elección de una ternera Braford de Pilagá que luego sería la tercer mejor hembra en ExpoBra.

¿Qué sintió cuando vio a la futura campeona? “Es una historia increíble, en agosto del año pasado fui al remate de San Vicente, y ahí la vi, era una ternera espectacular, me deslumbró. No sabía que la venderían y cuando me enteré, me volví loco. ¿Fue amor a primera vista? “Sí, es casi perfecta, tiene una femineidad, una cabeza, un desplazamiento, una genética tremenda”, aseveró.

¿Y cómo decidieron llevarla a Palermo? “Era la primera vez que íbamos con Brangus, pero Diego nos dijo: “es una vaquillona excepcional, hay que aprovecharla”, Entonces, fuimos a la Nacional, ahí salió la tercer mejor hembra y nos ilusionamos con dar un paso más”, contó, detallando que asistió con sus hermanos a la pista palermitana. “Estábamos en la tribuna, sabíamos que podíamos hacer un buen papel, pero no que íbamos a ganar. Fue emocionante”, recapituló.

¿Y ahora? “Nuestra campeona sigue en San Vicente, va a cumplir 24 meses, tuvo una cría hace 45 días y en noviembre la volverán a preñar para competir en el mundial Brangus. Y en cuanto al próximo remate de Esencial, la idea es juntarnos con Diego, catálogo en mano, para ver adónde apuntar”, adelantó Colombres Garmendia.

De la genética al consumidor

Sebastián Castillo está al frente de una empresa ganadera con campo en San José de Feliciano, Entre Ríos, donde hacen ciclo completo y exportan carne con marca Abuelo Julio a restaurantes y hoteles de Dubái, Catar, Arabia Saudita y Baréin, además de Europa y EE.UU.

“Mi bisabuelo empezó la actividad en la década del ‘40 y años después mi abuelo Julio se instaló en el norte entrerriano, pero el modelo integral desde la genética al mercado lo iniciamos en 2020. Fue resultado de la pandemia, me dio tiempo para hacer nuevos proyectos”, rememoró Castillo. Y detalló: “soy economista, siempre trabajé en tecnología y desde hace tres años me dedico a la carne, me gusta mucho. Negocios son negocios y siempre hay ideas que se pueden aplicar a otras industrias”, planteó.

El emprendimiento se inició con una cabaña Braford, Doña Ñata (viuda del abuelo Julio). “Es una raza muy adaptada a la zona, muy productiva, pero representa un desafío en términos de marketing porque siempre se la compara con el Angus en los mercados exigentes. Hoy, sin embargo, llegamos a los nichos más selectos de Medio Oriente y realmente estamos a la altura”, subrayó.

¿Por qué carne con marca? “Somos una empresa que produce una cantidad de kilos con cría propia, no es un gran volumen. Necesitamos diferenciarnos por calidad y de ahí la elección de Esencial. Diego (Grané) es el número uno en razas sintéticas, es disruptivo, está levantando la vara todo el tiempo; y para producir calidad hay que hacerlo con los mejores, eso es lo que buscamos participando de sus remates”, indicó.

Con esa visión, desde el comienzo compraron genética en Ganagrin, Pilagá y Los Guasunchos, “que son las más fuertes en Braford”. ¿El diferencial como parte de Esencial? “La homogeneidad, son cabañas que tienen una línea de trabajo y los resultados son muy buenos, parejos”, afirmó Castillo, aludiendo a que en el primer remate compraron la elección de una ternera de Ganagrin que tuvo un excelente desempeño en Palermo. “Este año, volveré a participar, tengo 44 años, una empresa joven y nos queda mucho por delante”, anticipó.

Abuelo Julio también participa de Carnes Validadas, una tecnología que les permite informar mediante un código QR todo el proceso de producción del animal. “La plataforma es superamplia y con el tiempo podremos incorporar la trazabilidad genética, de qué padres viene el novillo, sus antepasados, hacia allí vamos: estamos construyendo la historia completa para fortalecer el marketing del producto. Tenemos la mejor carne y queremos mostrar la genética al consumidor”, finalizó Castillo.

Por Ing. Agr. Liliana Rosenstein, Editora de Valor Carne

Impactos: 0


Compartir:

Más de tu interés Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

CLOSE
CLOSE